ES
Crónica

2-2: ¡Qué partido y qué Almería!

Los rojiblancos igualaron dos veces la ventaja del Valencia y buscaron con valentía el triunfo en un partido intenso, apasionante y de alternativas

Vaya partido y vaya Almería que se vio en un escenario como el de Mestalla, uno de los grandes escaparates del fútbol español, donde los rojiblancos se reivindicaron en la Liga Santander como ocurrió la pasada jornada frente al At. Madrid. Los rojiblancos compitieron de tú a tú ante el Valencia y lo llegaron a tener contra las cuerdas. Los de Rubi, que se fueron al descanso 0-0 tras fallar un penalti en el minuto 44, igualaron en dos ocasiones la ventaja del rival en el segundo tiempo, pero lejos de conformarse fueron valientes y buscaron los tres puntos en un encuentro intenso, apasionante y de alternativas.

Rubi apostó por un once con algunas novedades, pocas, respecto al de la jornada anterior, ya que aunque el equipo estuvo a un alto nivel contra el Atlético de Madrid, en la rueda de prensa previa al partido adelantaba que también iba a tener en cuenta las características de juego del Valencia y algunos aspectos de la última salida a Cádiz. En cualquier caso sólo hubo dos cambios, el de Mendes por Pozo en el lateral derecho, y el de Ramazani por Embarba en ataque.

El conjunto almeriense tuvo que sufrir durante los primeros minutos porque el Valencia, que había catalogado de final esta confrontación, salió con mucha intensidad y a los cinco minutos Fernando tuvo que emplearse en un mano a mano ante Kluivert. Los valencianistas insistían una y otra vez, pero el Almería hacía un buen trabajo en defensa.

Aunque los locales mantenían mayor posesión, poco a poco los rojiblancos fueron ganando terreno y bien salían con velocidad al ataque tras robo de balón o cuando tenían la pelota la circulaban con criterio, aunque sin llegar a generar claro peligro. Las alternativas se sucedían y a medida que pasaban los minutos el conjunto de Rubi se sentía más cómodo sobre el terreno de juego, con una gran actitud.

Cuando el primer tiempo estaba en su tramo final, el Almería pudo adelantarse en el marcador al disponer de un penalti por mano de un defensor del Valencia cuando intentaba evitar el remate de El Bilal Touré dentro del área. Ramazani lo lanzó y el balón se fue al palo. ¡Lástima!

… Y de un posible 0-1, al filo del descanso, que pudo ser sicológico se pasó a los dos minutos de la reanudación al 1-0 con el gol de Kluivert que le ganaba la espalda a Mendes y cabeceaba en el segundo palo un centro desde la derecha. Este cambio tan radical podía afectar a los rojiblancos, pero no fue así. Tanto, que hicieron un gran segundo tiempo con buen fútbol, valentía, asumiendo riesgos y yendo a por todas. Así, siete minutos después del 1-0, en el 54, Chumi empataba al rematar de cabeza un córner lanzado por Robertone.

El encuentro era trepidante, de alternativas, pero con un Almería más entero y sobrio que su rival que salía con decisión y criterio en ataque. En el 58 el VAR corregía al árbitro tras señalar un penalti a favor del Valencia; en el 60 Baptistao mandó fuera por muy poco… Intercambio de golpes sin descanso.

El riesgo que asumía el Almería, que miraba hacia la meta contraria, le pasó factura en el 64, cuando Gayá se aprovechó de un rechace de Fernando a un remate de Kluivert, para poner el 2-1, pero poco después llegaría el 2-2; en el 74, en una jugada que resumía la actitud y el fútbol de los rojiblancos. El Bilal Touré presionó la salida de balón del Valencia, robó la pelota, se apoyó en Melero y cedió a Portillo, que acababa de salir al campo. El malagueño, dentro del área, colocaba el esférico junto a la cepa del poste, imposible para el meta local.

El Almería, lejos de conformarse o de especular después de haber igualado por segunda vez, buscó el triunfo, y en el 75 Rubi ponía en liza a Luis Suárez y Embarba, sustituyendo a El Bilal Touré y Baptistao, respectivamente. El técnico quería mayor frescura y fluidez arriba para terminar de sorprender a su rival, pero el marcador ya no se movería pese a los intentos de unos y otros.